El Gallito de las Rocas.“El gallito de las rocas” soy saliendo de la flora el que a su fauna valora

El Gallito de las Rocas.“El gallito de las rocas” soy saliendo de la flora el que a su fauna valora
“El gallito de las rocas” soy saliendo de la flora el que a su fauna valora y habla por otras bocas. Deja tus ideas locas demuestra ser racional, no me mates ¡animal! mejor que te mueras tú puesto que yo del Perú ¡soy el ave nacional! https://luisbarcenagimenez.blogspot.com/2011/09/el-gallito-de-las-rocas.html

sábado, 7 de abril de 2012

Richard Villalon - Cardo o ceniza

CARDO O CENIZA

“Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin”. Rabindranath Tagore.

La música peruana siempre ha disfrutado de buena salud, melodías que nacieron en el país de los incas, han tenido notoria presencia en el mundo melómano. “El Cóndor Pasa”, por ejemplo tiene una diversidad de versiones, siendo la de Simon y Garfunkel quizás la mas reconocida mundialmente; también “Alma Corazón y Vida” grabada por Raphael y Dyango, entre otros, ha tenido honda repercusión en el amplio ambiente musical; también en Europa ha tenido notoriedad “El Rosario de mi Madre”, que incluso tiene su versión en flamenco; “Ódiame”, en la voz del propio Dyango, son solo algunos ejemplos de lo expresado anteriormente.

En lo que a compositores concierne, destacan entre los de mayor relieve, el trovador Felipe Pinglo Alva, Augusto Polo Campos, Adrián Flores Alban, José Escajadillo, Daniel Alomías Robles, Nicomedes Santa Cruz, pero sin dudas, la mejor embajadora de la música peruana, ha sido la poetisa Chabuca Granda, quien con sus versos floridos, dejó como herencia de su sabia inspiración, preciosas melodías como “La Flor de la Canela”, “Fina Estampa”, “José Antonio”, “El Puente de los suspiros”, entre algunas muestras de su amplio repertorio.

Pero hoy, queremos referirnos a una de sus creaciones; “Cardo o Ceniza”, es un himno a la postración, como cuando se araña a la muerte, expertos, señalan que esta canción fue dedicada a Violeta Parra, quien tuvo el “pecado” de enamorarse de un músico a quien doblaba en edad; los versos de esta melodía, son los desgarrados gritos al inexorable paso del tiempo, es observar la aparición de sus manifestaciones diversas en el cuerpo, y ver de reojo el “comparativo agravio”, con la lozanía de la pareja, cuya tersura, resalta mas al lado de las inoportunas arrugas.

“Cómo será mi piel junto a tu piel,/ cómo será mi piel junto a tu piel,/ cardo o ceniza cómo será…/”, la pregunta surge objetiva, inquietante, interrogando al mañana, porque ya contempla en el presente, las notorias diferencias, contemplando senderos de bifurcación, sin atreverse a abrazar respuestas; “Si he de fundir mi espacio junto al tuyo,/ cómo será tu cuerpo al recorrerme,/ y cómo mi corazón si estoy de muerte…/ mi corazón si estoy de muerte”. Prosigue la auto interpelación, pero presenta una premonitoria declaración de principios, besando el óbito, aunque no sea su anhelo.

“Cómo será el gemido,/ y cómo el grito,/ al escapar mi vida entre la tuya,/y cómo el letargo al que me entregue,/ cuando adormezca el sueño entre tus sueños”. Chabuca Granda plasma en un lienzo poético, las continuas interrogantes que atormentaban a Violeta Parra, se identifica con sus incertidumbres, pasea su armonía creativa en una musical pintura que retiene un sentir singular con premoniciones dramáticas. “Han de ser breves mis siestas,/ mis esteros despiertan con tus ríos,/ Pero…/ Sé quebrará mi voz cuando se apague,/ de no poderte hablar en el oído,/ y quemará mi boca salivada,/ de la sed que me queme si me besas”. Que duda cabe, en la lucha contra el tiempo, no siempre se alcanza la victoria.

“Pero…/Pero cómo serán mis despertares,/Pero cómo serán mis despertares,/Pero cómo serán mis despertares,/ Cada vez que despierte avergonzada…/ cada vez que despierte avergonzada…/ Tanto amor,
y avergonzada/…tanto amor, y avergonzada/. Las reiteraciones no eran por simple métrica musical, eran la insistencia del sentimiento bravío, sincero y singular que palpitaba en el corazón de la cantante; Chabuca Granda interpreta a cabalidad dicha sensibilidad. Premonitorio también fue el axioma de John Stuart Mill, cuando acuñó con maestría aquello de. “Pregúntate si eres feliz, y dejarás de serlo”.

Tenía cincuenta años, cuando decidió “apagar la luz”, sin dar gracias a la vida, puso fin a su vida, dejando un testimonio que es el resumen genético del escepticismo y desaliento por donde ella transitaba: “Yo me llamo Violeta Parra, pero no estoy muy segura. Tengo cincuenta años a disposición del viento fuerte. En mi vida me ha tocado muy seco todo y muy salado, pero así es la vida exactamente, una pelotera que no la entiende nadie. El invierno se ha metido en el fondo de mi alma y dudo que en alguna parte haya primavera; ya no hago nada de nada, ni barrer siquiera. No quiero ver nada de nada, entonces pongo  la cama delante de mi puerta y me voy".

Algún dia se levantará, (desde donde está), cogerá su guitarra y obsequiará con su aterciopelada voz, las trovas del pretérito y del mañana, seguro que ofrecerá una sonrisa de gratitud a Chabuca Granda y juntas, unirán voces y talentos, para el beneficio de quienes amamos la música.
Y que también amamos la vida, a pesar de algún sobrecogimiento …inoportuno

.http://lacomunidad.elpais.com/rholandos/2010/6/11/cardo-o-ceniza



No hay comentarios: